El olor a flores frescas, la subida de temperaturas, el cielo azul… solo puede significar una cosa: ¡ya ha llegado la primavera! No se nos ocurre mejor manera de dar la bienvenida a la nueva estación que con maridajes para la Sangría Clarea la Fresquita, nuestra creación más joven, alegre, dulce y refrescante.

En nuestra última entrada de blog os hablábamos de algunos planes para hacer acompañados de sangría, y, para redondearlos, esta vez queremos centrarnos en algo que nos encanta: qué platos maridar con sangría y, en especial, con Sangría Clarea La Fresquita. ¡Manos a cocina!

Espárragos trigueros con huevo a la plancha

Si hay algo que caracteriza al cambio de estaciones son, también, las verduras de temporada que podemos poner en el plato. Para dar la bienvenida a la primavera, por tanto, no podían faltar estos alimentos fundamentales en una dieta mediterránea. Los espárragos trigueros son muy polivalentes y se pueden preparar de diferentes formas.

Os proponemos esta con huevo a la plancha, ideal para acompañar con una copa de Sangría Clarea La Fresquita. Es muy sencillo hacerlo: limpia los espárragos, saltéalos en una sartén, añade un huevo y, como toque final, raya un poco de queso y sazónalo al gusto.

Brocheta de langostino y calabacín

Una receta sencilla y deliciosa para tomar con una copa de sangría clara bien fresca. De nuevo, se trata de un plato sencillo y exquisito. ¿Cómo hacerlo? Corta en láminas a lo largo el calabacín con una mandolina y pela los langostinos.

Para montar la brocheta pincha, primero, una lámina de calabacín enrollado, seguido de un langostino y otra lámina enrollada de calabacín. Ponlo en la sartén para que se cocine un par de minutos por cada lado.

Arroz marinero

¿Hay mejor plan que un día de picnic y merendero? Para esta ocasión, te recomendamos un arroz marinero con pescado y moluscos. Añade los ingredientes que más te gusten: pescado azul, anillas de calamar, gambas, langostinos, almejas…

Agrega en una paellera todo el pescado y los moluscos para saltearlos y resérvalos. En el mismo recipiente, añade aceite y las verduras que hayas elegido bien picadas. Pueden ser cebolla, calabacín y zanahoria, por ejemplo. Rehógalas bien y añade el arroz, muévelo durante un minuto y añade también el caldo de pescado (que puedes hacer previamente o comprarlo hecho). Añade la sal al gusto. Cuando el arroz esté casi cocinado, añade el pescado y los moluscos, resérvalo unos minutos y sírvelo junto a una copa de Sangría Clarea La Fresquita.

Esta primavera, deja que Sangría La Fresquita te sorprenda y ¡no dejes que la diversión termine!