Si pensamos en la mesa de Navidad, lo primero que se nos viene a la mente son turrones, marisco, carne y vinos. Y, la verdad es que estas fiestas son una tradición en muchos de los sentidos; repetimos menús año tras año, bebemos lo mismo y solemos reproducir planes. Sin embargo, aun dentro de la tradición, siempre hay un hueco para experimentar y dar pequeños toques de innovación.

Descubre con nosotros planes diferentes que, pese a todo, siguen siendo navideños. Acompañadnos a visitar 5 de los mejores mercadillos navideños de España. Y a probar sus delicatesen, por supuesto.

Mercado de Comercio y Artesanía, Zaragoza

La Plaza del Pilar se convierte en un verdadero parque navideño. La muestra cuenta con unas 40 casetas de artesanía artística y agroalimentaria, dos tabernas y toda clase de espacios dedicados a la realización de actividades de ocio familiar: desde una pista para patinar sobre hielo hasta un tobogán de más de 20 metros para bajarlo en trineo o una noria entre muchas otras opciones.

Y, para los que disfrutéis probando comida de otras partes, no podéis perderos el “cardo con salsa de almendras”, los embutidos de la región o la “sopa cana”, un caldo hecho a base de pan tostado, grasa de capón o chicharrones, leche y miel o azúcar.

Feria de Santa Lucía, Barcelona

Celebrado en la Plaza Nova, en el barrio gótico, este año celebra su 235 aniversario por todo lo grande. Con un total de 170 paradas, es posible encontrar 140 espacios de venta de productos estrictamente navideños, como belenes, figuras, musgo, árboles de navidad, complementos para vuestro hogar y mucho más. Además, también estará provisto de más de 25 espacios dedicados a artículos de regalo.

En cuanto a su gastronomía, no puedes dejar de probar la “Escudella i carn d’olla”. Este plato es parecido al cocido con sopa de galets, una pasta con una forma especial típica de Navidad que puede estar rellena. Tampoco deberíais pasar por alto los canelones, ni su pollo de corral al horno.

Feria de Artesanía de Navidad, Valencia

La Feria de Artesanía de Navidad, organizada por los artesanos de Valencia y que se vuelve a situar este año en la plaza del Ayuntamiento con 24 stands. Además de productos fabricados a mano, como joyería, bisutería, cerámica o marroquinería, hay opciones para los niños, con títeres y espectáculos de teatro.

Respecto a la gastronomía del lugar, en Valencia disfrutan, sobre todo, de los pescados asados a la sal, encebollados y a la naranja, en frituras o en salsa de almendras. También os recomendamos el “all i pebre”, un guiso con patatas, pimentón, ajo y anguilas.

Mercado Navideño de la Artesanía, Sevilla

Situado en la Plaza Nueva, el mercado supone una excelente oportunidad para conocer de primera mano productos fabricados a mano para encontrar regalos originales. Sus 80 casetas están dedicadas a joya, bisutería, ropa y casi cualquier producto manufacturado que se te pueda ocurrir.

Por no hablar de sus platos. El marisco, ya sea fresco o a la plancha, la sopa de picadillo o el pavo relleno son sin duda buenas elecciones para acompañarte en navidad en Sevilla.

Mercadillo de la Plaza Mayor, Madrid

Sin duda uno de los más tradicionales, el mercadillo de la Plaza Mayor, se sitúa en la misma plaza que le da nombre. Formado por más de 100 casetas, aquí podrás encontrar prácticamente de todo: cualquier objeto para decorar tu árbol o Belén, artículos de broma y hasta artesanía.

Además de los espectáculos callejeros que podrás encontrar en el centro de la capital, te recomendamos visitar sus puestos y sus restaurantes. El consomé madrileño (un caldo de vaca, pollo, huesos, un fondo de hortalizas y tomate), la lombarda con tocino o el besugo al horno harán las delicias de tu paladar. Y como apunte extra, el bocata de calamares es, sin duda, el plato más tradicional de la plaza.

Maridando estos manjares

¿Y qué tienen en común todos estos platos? Pues, además de que no deberías perdértelos, tienen en común que pueden ir acompañados de sangría. A pesar de que alguno pueda resultar un poco pesado, no hay carne o pescado que no quede bien regado con el dulce toque de nuestra Sangría La Fresquita.