En La Fresquita hemos decidido celebrar el Día Internacional de la Croqueta comiendo, obviamente, croquetas, que además resultan un acompañamiento ideal para nuestras sangrías clarea y tinta.

Hay infinidad de ingredientes para cocinar uno de los platos más populares e irresistibles. Una croqueta bien hecha es un placer para el paladar, pero si no se prepara adecuadamente puede convertirse en una pesadilla culinaria. Por eso, os ofrecemos algunos consejos y sugerencias para que compartir croquetas entre trago y trago de sangría La Fresquita sea una fuente generadora de momentos memorables.

De origen francés, la palabra proviene de croquer, que significa crujir, porque, como todo el mundo sabe, una de las características básicas de cualquier croqueta que se precie es que cruja al morderla. El secreto para conseguirlo es el rebozado, mejor con pan rallado algo grueso, y la temperatura del aceite. De hecho, también es vital la secuencia de rebozado, que debe ser: pan rallado, huevo, pan rallado; y freír en aceite (de oliva siempre que sea posible) a una temperatura constante de entre 175 y 180 grados.

En La Fresquita estamos radicalmente en contra de las comidas aburridas, por eso os sugerimos que innovéis con el diseño de las croquetas: cuadradas, redondas, triangulares, en forma de estrella… Existen moldes muy sencillos para hacerlo sin dificultad.

Otro elemento clave es la bechamel. La podéis comprar ya preparada o atreveros a poner a prueba vuestras habilidades culinarias. Conseguir una bechamel en su punto justo de cremosidad convertirá vuestras croquetas en una delicatesen digna de elogio, que os llevará a brindar con La Fresquita entre bocado y bocado. Nuestra especialidad es la sangría, así que no nos las vamos a dar de expertos en bechamel, pero sí nos atrevemos a recomendaros que, para que la masa de las croquetas quede con la consistencia necesaria, hay que cocerla hasta que se despegue fácilmente de los laterales de la sartén.

En cuanto al ingrediente principal, el que dará nombre a nuestras croquetas, la variedad es tan amplia como alcancen nuestra imaginación y nuestros gustos. Desde las más tradicionales (de pollo, jamón, cocido, bacalao…) a las más atrevidas (¡de chocolate!), pasando por contundentes croquetas carnívoras de chorizo o morcilla. No hay que olvidar una amplísima gama de opciones vegetarianas (puerros, calabacín, espinacas, verduras con especias, arroz con queso…), de pescado (las de calamares y, sobre todo, las de camarones tienen mucho éxito y forman con nuestra sangría clarea un maridaje insuperable), de setas, y las múltiples variedades de quesos, que además son un complemento ideal para casi cualquier otro ingrediente.

A estas alturas, lo normal es que os estéis imaginando cómodamente instalados ante un apetitoso plato de croquetas, bien acompañados, y bien surtidos de sangría La Fresquita, dispuestos a disfrutar del manjar. Solo queda un detalle: la banda sonora. Y aquí va el golpe final: resulta que el 16 de enero también se celebra el Día Internacional de The Beatles.

Croquetas, The Beatles y sangría La Fresquita. ¿Casualidad? No lo creemos.

Mitos sobre la sangría: siempre es de vino tinto

¿Puede la sangría estar elaborada con otra bebida de base? Cuando te imaginas la jarra de sangría con rodajas de fruta que pides en un restaurante o sirves en tu casa cuando vienen visitas, es normal que la visualices de color granate. ¿Pero sabías que no...

leer más

La selecta relación entre la sangría y el cine

Leonardo Di Caprio y Brad Pitt charlan en torno a una mesa mientras les graba Quentin Tarantino. Se hallan en una taberna típica de Almería, cuna del spaghetti western, en una escena de Érase una vez en Hollywood (2019). Sobre la mesa, una bonita jarra de...

leer más

logo_sangria_lafresquita_2

Dirección

Bodegas Yzaguirre S.L

Teléfono: +34 977 840 655

Ctra. de Reus km 7,8

43760 El Morell

Tarragona (Spain)

Icon_XXSS_facebookIcon_XXSS_twitterIcon_XXSS_insta

¿Quieres saber más de mi?