Los preparativos de Navidad comienzan varios días antes de las celebraciones, incluso semanas, con la planificación de los menús para sorprender a amigos y familiares con los mejores platos. Tenemos todo controlado: cuántas personas van a venir, qué vamos a preparar para comer o qué postres vamos a servir. Pero muchas veces, la gran olvidada es la decoración de la mesa, aunque este factor puede marcar la diferencia para triunfar como anfitriones. Por ello, haremos un repaso por los elementos que no pueden faltar para convertirla en el centro de atención de las cámaras de todos los invitados.

1) El blanco es el rey de la mesa

Jugar con manteles blancos y una vajilla en este mismo tono ayuda a crear una atmósfera festiva. Este color se caracteriza tradicionalmente por representar la pureza, la paz y el confort. Estas simbologías son perfectas para acompañar las fiestas de Navidad, así que, si apuestas por el blanco, acertarás seguro. Además, permite un mayor juego de colores en el resto de elementos a incluir, con opciones de personalización infinitas.

2) Verde, que te quiero verde

Los detalles naturales ayudan a aportar vida a la mesa. Unas ramas de abeto repartidas entre los platos (un árbol que año tras año es el gran símbolo de estas fechas) trasladan el árbol a esta superficie. Si quieres un elemento menos tradicional, el muérdago es considerado por la cultura celta como la planta de la paz y del amor, por lo que se convierte en un buen sustituto. Pero, ¿eres más de flores? Entonces la Poinsettia (flor de Navidad) es para ti. Se asocia a esta época del año por sus colores rojos y verdes distintivos, además de tener sus periodos de máximo auge y cultivo en diciembre.

3) Fruta para darle ‘vidilla’

El uso de frutas es un gran recurso para la Navidad, ya que dan color a la mesa. Elije aquellas que combinen con el resto de tonalidades que has incluido, como la granada por su tono rojizo si quieres aportarle un punto tradicional. Por el contrario, si tu objetivo es jugar con colores llamativos y no tan clásicos, puedes optar por incluir algunas de las frutas menos vistas en decoración, como la naranja o la mandarina, muy características del invierno.

4) Un toque de calidez

La calidez es uno de los valores que se relacionan que la familia y, en estas festividades, es el momento de todo el año que más cerca estamos de los seres queridos. En este sentido, el uso de todo tipo de velas crea este ambiente próximo y sensible durante la velada. Los colores blanco y rojo son una combinación perfecta para completar la mesa, con opciones modernas para restar seriedad y tradición a la propuesta.

5) Que se haga la luz

Además de las llamas de las velas, la inclusión de luces entre los elementos de la mesa ofrece un aporte ideal para la cena, añadiendo un matiz festivo y especial. Se convierte en un gran foco potencial para hacer las mejores fotografías, con un punto de luz desenfocado en segundo plano. ¿Qué más se puede pedir?

6) Otras ideas

Para acabar de crear una atmósfera que impresione a familiares y amigos, puedes incluir elementos sorprendentes en la decoración navideña tradicional. Por ejemplo, las cortezas de árbol y las piñas secas ayudan a decorar con un aire fresco. Si quieres aportar un toque dulce, puedes colocar sobre los platos bastones de caramelo. También le puedes añadir un concepto internacional con unos crackers encima de los platos. Esta tradición fue creada en Londres en 1847 por Tom Smith, el dueño una tienda de caramelos, que tenía mucho éxito vendiendo estos dulces envueltos en papel con un mensaje de amor en el interior. Esta tradición ha ido evolucionando hasta la actualidad, con la inclusión de pequeños regalos dentro del rollo de cartón.

logo_sangria_lafresquita_2

Dirección

Bodegas Yzaguirre S.L

Teléfono: +34 977 840 655

Ctra. de Reus km 7,8

43760 El Morell

Tarragona (Spain)

Icon_XXSS_facebookIcon_XXSS_twitterIcon_XXSS_insta

¿Quieres saber más de mi?